ROBERTO REY DOMÍNGUEZ

 

Si deseas una licencia de una fotografía, una impresión fineart, recibir información para la realización de algún trabajo / proyecto o simplemente contactar conmigo puedes hacerlo por correo electrónico o por teléfono.

 

Gran Vía 23-25 bajo, Carballo (A Coruña), Galicia, Spain

 

Teléfono:(+34) 981 971 150
Email: robertorey@live.com

Myles Kennedy

Estuve trabajando en un disco durante siete años, en realidad lo terminé hace dos, pero cuando lo escuché con una nueva perspectiva, cuando todo estaba dicho y hecho, pensé que no era un primer paso correcto para emprender este viaje: su vida útil había expirado”

Así que comenzó de nuevo y se encontró “escribiendo como un loco”. Más de veinte canciones salieron en un corto período de tiempo, y mientras Kennedy escuchaba su trabajo, comenzó a comprender la dirección en que la música lo estaba arrastrando. “Se hizo increíblemente obvio cuál era la fuente de inspiración para ser lírica”, dice. “Me di cuenta de que era hora de dar un salto de cabeza en algo que estuve posponiendo toda mi vida como escritor”.

 

Myles Kennedy

 

Lo que finalmente surgió fue el Año del Tigre (Year of the Tiger) , un álbum casi centrado en la pérdida del padre de Kennedy cuando el cantante tenía solo cuatro años. “Mi familia estaba muy involucrada en la iglesia de la Ciencia Cristiana”, dice. “Entonces cuando se enfermó, optó por no buscar atención médica, y falleció unos meses después. Según todos los informes, mi padre era un hombre bueno y honesto, pero todavía lucho con las elecciones que hizo, que finalmente lo llevaron a su muerte.

“Este disco fue algo en lo que había querido sumergirme a lo largo de mi carrera, me llevó décadas reunir el coraje. Debajo de la superficie, las heridas eran bastante crudas”

Profundizar en este territorio emocional requería un enfoque musical muy diferente del hard rock que ha definido la carrera de Kennedy para llenar las arenas. La mayoría del registro se escribió en una guitarra acústica o resonante y se grabó directamente en cinta utilizando un número limitado de pistas. El propio Kennedy toca el banjo, lap steel, bajo y mandolina además de guitarra en Year of the Tiger , junto a la baterista Zia Uddin y Tim Tournier al bajo, junto con el veterano productor de Alter Bridge Michael “Elvis” Baskette.

“Siempre quise hacer un disco donde pudiera tener la oportunidad de explorar y documentar un elemento diferente de mi ADN musical”, dice, citando su amor por el blues, el R & B y la música acústica y enumerando influencias tales como Mississippi John Hurt, Chris Whitley, KD Lang, Nick Drake y las canciones acústicas de Led Zeppelin 3 y 4 . “Estaba tratando de aprovechar algo un poco más sutil, a diferencia de un ataque sónico gran, ampuloso y de alta ganancia”.

“Quería que esta grabación se tratara de la voz, así que mantuvimos los instrumentos ordenados de manera que mi voz fuera dominante en la mezcla”, “Las grabaciones que amo no son perfectas. Ir directamente a la cinta, ir a por la canción y la actuación, asegurándome de que la letra sea honesta y resuene contigo; lo llaman wabi-sabi en la cultura japonesa, la idea de abrazar la belleza en la imperfección“.

 

 

Incluso como cantante, Kennedy, tres veces ganador del premio de Loudwire al Vocalista del Año, estaba decidido a explorar un nuevo rango y enfoque. “Intenté mantener las cosas en un registro más bajo”, dice, “sin depender del histrionismo vocal en el que recurro en un contexto de rock. En este lienzo sónico, no quería distraer al oyente de la profundidad de la canción, lo que era primordial era cómo la letra se transmitía emocionalmente “.

El álbum encontró su dirección inicial en la canción principal, que fue una idea del primer pase de Kennedy al escribir un álbum en solitario. “Recuerdo haber tropezado con la melodía y el título de la canción hace años. Me quedó grabado pero no pude completar el concepto hasta que caí en la cuenta de que 1974 fue el año del tigre según el zodíaco chino “, dice. “Una vez que me di cuenta de que era el mismo año en que perdimos a mi padre, supe dónde tenía que llevar el disco líricamente. La canción es realmente el prefacio de toda la historia desde la perspectiva de mi madre. Es un grito de guerra de resolución, de perseverar bajo las circunstancias que estábamos soportando después de que padre falleció “.

Kennedy rinde homenaje a su madre a lo largo del álbum. La canción “Madre” intenta imaginar su experiencia de la tragedia, luchando por mantener las cosas juntas para Kennedy y su hermano. “Turning Stones” representa al cantante “tratando de meterse en la cabeza de mi madre durante el difícil viaje”, mientras que “Ghost of Shangri-La” se abre con una imagen tomada directamente de las vidas de su familia después de la muerte de su padre.

 

 

“La canción comienza con la frase ‘Hay ladrones fuera de nuestra ventana’, inspirada en algo que nos sucedió a nosotros”, explica Kennedy. “Unas semanas después de que papá falleció, nuestra casa fue invadida. En última instancia, sirvió de catalizador para que mi madre nos desarraigara de Boston y se mudara al oeste y comenzara de nuevo “.

“The Great Beyond” es quizás la canción más ambiciosa, la más grandiosa en alcance, en el álbum. “Ese es probablemente el menos congruente sónicamente, pero es tan épico en la naturaleza que se consideró apropiado debido a su tema”, dice. “Describe la muerte de mi padre con imágenes surrealistas desde un punto de vista lírico. Fue quizás la letra más desafiante para escribir y representar, pero es una parte muy necesaria de la historia “.

Con “El año del tigre” , Myles Kennedy se abre de maneras que serían dolorosamente, sorprendentemente personales e íntimas para cualquiera, y mucho menos para un venerado cantante de rock and roll. “Canciones como ‘Blind Faith’ o ‘Nothing but a Name’ son casi como cartas abiertas para mi padre, expresando un dolor que nunca se calmó”, dice.

 

“Este disco es mi intento de transmitir cosas que he necesitado expresar durante mucho tiempo. Lo que encontré escondido en los rincones oscuros y profundos de mi psique fue difícil de enfrentar, pero al final, lo que salió del proceso creativo fue muy catártico “.

 

Texto. https://myleskennedy.com
Fotografías. Roberto Rey (Realizadas en la Sala But (Madrid) el 24/07/2018) con Sony A7III + Samyang 50mm f1.4 + Samyang 135mm f2

Publica un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Roberto Rey Domínguez.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Dinahosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://robertorey.photo/aviso-legal/.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: © Copyright Roberto Rey
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola